martes, 21 de mayo de 2013

Recetas asiáticas: Pollo al limón con flores de lirio


La de hoy es una receta que en realidad son tres, cinco o mil. La receta más original es la asiática, pero como mucha gente no tiene acceso a ciertas cosas, vamos a intentar hacerla lo más normal posible en la sección de Consejos y apuntes.

La receta de hoy sólo tiene una cosa de especial: las flores de lirio. Es algo que vi un día en la tienda china y que no sé muy bien con qué sustituir porque tiene un sabor dulzón y terroso muy peculiar. Si acaso, con algo de miel, pero no lo tengo muy claro.

Los lirios, hemerocallis fulva, se presentan en formato deshidratado. No están duros como las setas, sino más bien blanditos. En cualquier caso, habrá que hidratarlas como ya estamos acostumbrados.

A estos lirios se les llama lirio de día porque abren por la mañana y marchitan por la tarde, con lo que duran aproximadamente un día. Como casi todo lo asiático, es nutritivo y medicinal, y su origen está en Japón.

¿Y cuáles son sus características medicinales del lirio? Por ejemplo que es un liberador de grasa y ayuda a perder peso. También diurético, laxante, anti fiebre, purificador de la sangre (en caso de extracto de las flores), antibiótico a diferentes niveles, antitumoral (extracto de la raíz)...



El material usado:


- Recipiente
- Sartén o wok



Los ingredientes:


- Pechuga de pollo
- Pimienta de Sechuán
- Yuzu y jengibre o galanga
- Flores de lirio deshidratadas
- Vino blanco
- Salsa de soja o salsa de ostras
- Harina (opcional)



El proceso:


Lo primero que haremos, como siempre que tenemos algo deshidratado, es hidratar los lirios. Recipiente, lirios, agua templada, una horita máximo y a seguir.

Cortaremos la pechuga en lonchas y cada loncha en tiras. Rebozaremos un poquito en harina y reservaremos. Esto hará que no salte tanto en la sartén, que quede crujiente por fuera y que además espese un poco el caldo.

El jengibre (fresco) lo cortaremos en daditos chiquititos o lo rallaremos. Lo mezclaremos con un poco de yuzu y reservaremos. Si no tenemos jengibre pero sí galanga... son más o menos lo mismo.

Ya estamos terminando, así que todos atentos. Sartén a fuego fuerte con muy poquito aceite (mejor si es un wok), pollo cuando el aceite humee (podeis mezclar aceite de oliva con un poquitín de aceite de sésamo) y darle unas vueltecitas para que se dore bien por todos lados.

Cuando esté doradito, echaremos un espolvoreado de pimienta, los lirios, el jengibre y el yuzu. Podemos aprovechar para echar un poco de salsa de ostras o salsa de soja e incluso un chorrito de vino blanco si os sentís valientes.

Y ya está, tan fácil como esto. En unos 10 minutos máximo tenemos una receta simple que ahora vamos a completar :)



Consejos y apuntes finales del chef:


El yuzu, jengibre y galanga son sustituibles por limón y ralladura de la cáscara de limón. Os quedará diferente, pero...

La pimienta de Sechuán podeis sustituirla por una mezcla de pimienta negra y blanca. Es más, podeis echarle un poco de pimienta rosa y acentuar el aroma y sabor cítrico.

El aceite, como ya os comenté, sirve perfectamente de oliva, pero si le echais un poco de aceite de sésamo os quedará mejor.

La salsa de soja y la salsa de ostras son sustituibles por salsa tipo Worcestershire o en caso extremo por un caldo muy concentrado de carne, verdura o pescado.

El vino blanco es reemplazable por cerveza blanca o rubia muy suave, por sidra o incluso champán o cava.

Como veis, esta receta tiene muchísimas variantes y "más o menos" tienen el mismo espíritu. Como colofón, decir que un perfecto acompañamiento para este plato es o un poco de arroz aromático o unos tallarines.

Como os decía al principio, las opciones son infinitas y ni siquiera yo he respetado la receta original:
- El pollo va sin harina, ni sal. Frito a muy alta temperatura con poquísimo aceite.
- En lugar de yuzu y jengibre o galanga, he usado zumo de limón.
- He usado un vino blanco de tipo Riesling, afrutado asidrado y ligeramente burbujeante.
- Sí que he usado salsa de ostras, pero muy poquito.
- Antes de echar los líquidos y la pimienta he procedido a saltear los lirios cortados junto con el pollo.
- Finalmente he espolvoreado con ralladura de limón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada