jueves, 14 de noviembre de 2013

Recetas rápidas: Tallarines con cerdo y albahaca


Desde que descubrí la albahaca fresca intento tener siempre en casa. No os hagais los listillos con eso de que "la albahaca seca sabe igual que la fresca". Por favor, no, no os engañeis. Si no habeis probado la fresca, hacedlo cuanto antes.

Tenía en mente esta receta desde hacía tiempo, pero la verdad que no tenía demasiadas ganas y siempre la posponía. Ayer me fui a buscar albahaca fresca y me tuve que recorrer cinco supermercados hasta que encontré el último paquete que justo estaba dejando un indeciso de vuelta en la estantería.

Esta receta es, para variar, de corte asiático. Ya sé que no os sorprende, pero lo aviso. Y otro aviso: sólo se tarda media hora en hacer, incluida toda la preparación previa. Os quejareis...


El material usado:


  • Sartén
  • Cuenco
  • Platos intermedios



Los ingredientes:


  • Tallarines. Concretamente planos y de trigo.
  • Solomillo de cerdo (o cinta de lomo si os viene mejor).
  • Harina.
  • Tomates.
  • Pasta de curry rojo. No vale el curry normal amarillo de los indios, no tiene nada que ver.
  • Jengibre en raíz. No, no vale el de bote en polvo...
  • Shiitakes.
  • Mantequilla.
  • Salsa de ostras. Aquí, aunque no es lo mismo, os dejo que useis salsa de soja.
  • Salsa de soja. Sí, además de la de ostras :D
  • Albahaca fresca.
  • Perejil fresco.



El proceso:


  • Cortaremos el cerdo en dados "de bocado". Lo pondremos en un cuenco a marinar durante 24 horas junto con salsa de soja, agua, un chorrito de aceite y un poco de pasta de curry. Mucho cuidado porque la pasta es hiper picante...
  • Pondremos a remojo los shiitake en agua templada, una media hora, y cuando estén rehidratadas las cortaremos en lonchas.
  • Cortaremos de una manera un poco alegre la albahaca y el parejil, el tomate lo dejaremos en daditos y el jengibre lo picaremos fino. Cuidado con éste, porque también es picante si nos pasamos de tiempo y cantidad.
  • Escurrimos el cerdo, sin pasarnos, que quede jugosete. Lo rebozamos en harina en ese mismo cuenco y lo dejamos reposar un ratito.
  • Mientras, pondremos en la sartén un poco de mantequilla a fuego medio y, cuando se deshaga, añadiremos los shiitakes y el jengibre. Rehogaremos unos 3 minutos y lo reservaremos.
  • Limpiaremos la sartén, echaremos aceite y freiremos fuerte el cerdo, hasta que se dore.
  • Añadiremos la albahaca, el perejil, los shiitakes y el jengibre. De paso, también el tomate.
  • Removeremos un rato, tampoco demasiado, para que se integre todo sin que llegue a desmenuzarse el tomate o endurecerse el cerdo. Cuando lo hayamos mareado todo bien, lo pasamos a un plato de reserva.
  • Sin limpiar la sartén echamos un poco de agua. Tampoco demasiado, porque los tallarines se hacen en un momento y no queremos que quede una sopa. La ración para una persona adulta, unos 80 gramos.
  • Cuando los tallarines lleven 3 minutos, añadiremos lo que teníamos en el plato y lo integraremos todo. Ahora hay que actuar en un máximo de dos minutos, o se pasarán y quedarán hechos un pegote.
  • Aprovecharemos este último momento para añadir una cucharadita de salsa de ostras por persona.



La finalización:


Puedes ponerlo en un cuenco, en un plato, espolvorear algo de albahaca fresca y perejil una vez ya servido... lo que quieras, pero asegúrate de darte prisa o alguien se comerá lo que haya en tu plato ;)



Consejos y apuntes finales del chef:


Cuidado, mucho cuidado, con la pasta de curry rojo. Si os pasais podeis estropear el plato o tener una pésima digestión.

Esta receta se puede mejorar si añadís un poco de caldo concentrado. Mejor si es casero, evidentemente, pero si no... cualquiera vale para darle un toque mayor de sabor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada